La Digitalización del Sector Inmobiliario

¿Qué son las Proptech?

Hablar de la digitalización en el sector Inmobiliario es hablar de las Proptech. Este acrónimo inglés que aúna las palabras “property” y “technology” se podría traducir como “Tecnología de las Propiedades” y apareció en 2014 en Reino Unido con el objetivo de dar respuesta a las nuevas necesidades del sector inmobiliario mediante la implementación de las nuevas tecnologías.

En la última entrada de este blog descubrimos las principales app para profesionales inmobilarios, sin embargo las proptech hacen referencia a un marco mucho más amplio y que van más allá del propio despeño del trabajo del agente inmobiliario. Debemos entender esta tendencia de forma transversal, entendiendo las necesidades de todas las partes implicadas en el sector, desde profesionales de múltiples disciplinas hasta la parte vendedora y compradora de los inmuebles.

¿Cuales son las principales categorías que abarcan las Proptech?

  • Portales de inmuebles: Se trata de plataformas digitales que permiten alojar los inmuebles para que puedan ser encontrados por el cliente final. Aunque las agencias tienen sus propias base de inmuebles, lo realmente revolucionario ha sido la aparición hace ya unos años de plataformas, como idealista o fotocasa, que empezaron a aglutinar la oferta de muchas inmobiliarias y particulares. A parte de reunir una gran oferta, estas plataformas permiten al usuario aplicar filtros de búsqueda para encontrar el inmueble que mejor se ajuste a sus necesidades.
  • Peer to peer (P2P): Las soluciones peer to peer permiten la interacción entre comprador y vendedor sin intermediación de terceros. Un ejemplo de esto sería la plataforma Badi, que siguiendo la estela de Airbnb hace lo propio pero con alquileres no vacacionales. El sistema permite incluir valoraciones de los usuarios tanto de los inmuebles como de los inquilinos aportando a los usuarios información adicional muy útil en su proceso de búsqueda.
  • Realidad Virtual: Aunque la realidad virtual no es ni muchos menos exclusiva del sector inmobiliario, las posibilidades que ofrecen son cada vez más determinantes para cambiar la forma de trabajo de los agentes inmobiliarios. No parece una locura imaginar un futuro próximo donde en vez de ver fotografías de los inmuebles podremos visitarlos virtualmente desde el salón de nuestra casa para descartar opciones y concertar visitas físicas solo con las propiedades que realmente nos han cautivado.

  • Crowdfunding: Las plataformas de crowfunding permiten la inversión en la compra de un inmueble por parte de múltiples usuarios a partir de cantidades muy pequeñas. Un ejemplo es Bricks & People  que tiene como finalidad adquirir inmuebles para ser rehabilitados y después poder alquilarlos durante 36 meses para finalmente venderlos. Todos los mecenas reciben retribuciones des del primer mes de alquiler y un porcentaje cuando el inmueble se vende.
  • Big Data: Seguramente habréis oído hablar sobre el Big Data en los últimos años. La principal ventaja que ofrece es canalizar toda la información que proporciona la era digital sobre los usuarios y sus hábitos de consumo sin tener que invertir grandes cantidades de tiempo ni fuertes inversiones en estudios de mercado. Con toda la información recogida se procede a su análisis para actuar en beneficio de la organización y satisfacer las necesidades de nuestros clientes actuales o potenciales.
  • Domótica: La domótica ha dado pasos de gigante en los últimos años dirigiéndonos hacía la casa inteligente del futuro. Hoy en día es posible conectarse desde el móvil con los electrodomésticos de nuestra casa para programar sus actividades o pedir el ascensor sin tener que salir al rellano. Lo que parecía ciencia ficción hace apenas unos años es una realidad a día de hoy.