Diferencias entre Administración, Contabilidad e Impuestos

Contabilidad e Impuestos

Las áreas de Contabilidad, Administración y Fiscal realizan una función de apoyo en la empresa pero muchas veces generan confusión sobre sus responsabilidades y características. El desconocimiento de sus funciones puede provocar sobrecargas de trabajo, descoordinación o incluso tener a profesionales de otras especialidades trabajando en una área de la que no son expertos.

Por este motivo, en el artículo de hoy nos proponemos explicar las diferencias de estos departamentos.

¿Qué diferencias hay entre el área Fiscal, Contabilidad y Administración?

A continuación pasamos a explicar las principales tareas y responsabilidades de las áreas de Fiscal, Contabilidad y Administración en una empresa:

  • Fiscal: Sus funciones en la fiscalidad operativa conllevan la gestión de los impuestos y las estrategias dirigidas a cumplir con la legislación en la materia.
  • Contabilidad: Se ocupan de gestionar el impacto contable fruto del desempeño de la empresa: facturación, previsión de estados contables…
  • Administración: Responsables de gestionar y dirigir  la empresa a nivel global. También deben coordinar el resto de departamentos para conseguir los objetivos corporativos.

Area Fiscal, Contabilidad y Administracion

Es importante clarificar términos que suelen generar cierta confusión. Uno de los errores más comunes se da al  confundir administrador con administrativo.

Estos conceptos, a pesar de lo parecido del nombre son cargos con funciones diferentes.

  • Administrador: es el encargado de administrar y se ocupa de la gestión  de la empresa.
  • Administrativo: Profesional que realiza tareas de soporte en el departamento de Administración.

Organizar el trabajo entre los diferentes departamentos

Para evitar sobrecargar de trabajo a los departamentos que hemos detallado o si queremos optimizar los recursos humanos de la empresa, es importante tener una organización empresarial efectiva.

  1. Organigrama: La mejor forma de empezar es detallar todos los puestos y cargos y definir el papel y acometido en la organización.
    Para realizar este proceso, en caso de dudas, puede ser positivo contar con miembros de los departamentos para ayudar a delimitar de forma óptima las funciones y responsabilidades.

    organización empresarial efectiva

  2. Flujo de trabajo: Una vez definido el esquema de la organización es necesario entender cómo deben trabajar. Los departamentos no son impermeables y el éxito de la empresa muchas veces viene determinado por las sinergías de trabajo que se producen entre éstos.
  3. Reuniones: Organizar reuniones con los responsables de departamento es esencial para el funcionamiento de la empresa. Las reuniones no solo tienen la finalidad de informar, es también una herramienta ideal para crear las sinergías de trabajo y que aparezcan ideas nuevas.
  4. Software de organización: El Business Intelligence ha llegado de la mano de aplicaciones novedosas para dar respuesta a cualquier tipo de empresa o proyecto. Es importante no solo adoptar uno, hay que estar informado de las novedades que aparecen y estudiar cómo pueden influir en nuestro rendimiento empresarial.
  5. Delegar: Aprender a delegar es clave para cualquier organización. Por mucha responsabilidad y trabajo que tengamos, debemos ser capaces de rodearnos de profesionales en los que confiemos la realización de tareas para las que están expresamente capacitados.

📚¿Quieres formarte en Contabilidad?

🎓 No dejes pasar la oportunidad y fórmate ahora


Curso Subvencionado de Contabilidad

¿Estás interesado en algún curso?

Te informaremos de todo lo que necesites